Seria la traducción sui generis del proyecto de Kyle Thiermann “shop local & surf global”, o lo que es lo mismo, si vas a consumir hazlo en los pequeños negocios locales. Es el viejo principio de piensa en global y actua en local, algo que se lleva reivindicando sobre todo en el mundo de la fabricación de tablas de surf solo que aplicado a un nivel más amplio.

No hace falta decir las ventajas que se pueden obtener de este principio tan sencillo, de hecho puedes empeza a aplicarlo desde hoy a tu propio barrio y no solo en cuanto a los productos relacionados con el surf. En cada ciudad hay cientos o miles de pequeños negocios que subsisten haciendo frente a un futuro dificil por la costumbre que tenemos de coger el coche e irnos a las grandes superficies o la de ir a comprar a otros pequeños comercios muy baratos donde la mercancia viene de lugares donde la producción es cuanto menos “sospechosa” de no cumplir las normas de producción o de contaminación de la UE.

Es solo un pequeño gesto y un cambio de mentalidad que deberiamos aplicar por sistema, siempre intentando beneficiar a nuestro ambito más cercano, dando la posibilidad de que se desarrollen las pequeñas iniciativas locales y sobre todo reinvirtiendo recursos en nuestra comunidad.

Realmente solo es una pequeña practica dentro de una mayor que se podria llamar consumo responsable, o consumo sostenible.

Si veis el documental del link de más abajo, estima que de 100$ de compra en negocios locales, al menos 44$ se quedan en la economia local, mientras que solo 13$ quedan cuando compras en grandes superficies.

Está claro que hay cosas que solo encuentras en grandes superficies, pero de esta otra manera de comprar, el desarrollo de la economia local es además una apuesta de futuro para todos, ya que se generan puestos de trabajo sostenibles que no dependen de grandes industrias externas susceptibles de pirarse de tu localidad si las subvenciones no compensan (en Asturias sabemos mucho de eso verdad?).

Es una práctica ecologica. Es muy sencillo. Nosotros consumimos en casa bastante fruta. Cuando vas a una gran superficie y cuando terminas de recoger tu compra tienes como resultado un enorme monton de pequeños envoltorios individuales (cada fruta en su pequeña bolsita para que te la pesen y te la etiqueten como minimo). Sin embargo cuando compro en la fruteria del barrio, aparte de un trato mucho más cercano con la dependienta el resultado es que me lo llevo todo en una bolsa, o mejor aun en ninguna si me llevo las mias de reutilización. La fruta generalmente es de mas calidad que la de grandes superficies, y en la tienda del barrio tengo acceso a productos de origen local o regional en un 70% o más, frente a los productos no ya de otras regiones de españa de los grandes centros comerciales, sino de otros paises.

En el surf pasa parecido. Si bien la producción de la ropa o de las tablas no es local o regional, si que se puede presionar a las marcas a que produzcan bajo determinadas buenas practicas, o simplemente eligiendo entre productos que cumplan unos criterios de sostenibilidad sobre otros.

El problema en realidad es nuestro habito de consumo. Queremos comprar más y más, y la unica manera que tenemos de sostener esta tendencia suicida es que nos vendan a menos precio, porque en realidad con estas practicas consumistas lo que estamos generando es cada vez menos poder adquisitivo. Por tanto compramos barato sin mirar de donde provienen las cosas, y quien nos vende barato es quien produce barato, y esas tres palabras “quien produce barato” esconden una realidad terrorifica que apenas queremos ver en nuestros televisores cuando cambiamos de canal.