El deportista más laureado del surf lidera uno de los cambios más importantes de nuestro deporte

Como todos sabeis el otro día se celebró en “the Ranch” (la piscina de olas de Kelly Slater) una competición de surf, digamos que diferente al resto. Una prueba en una ola artificial, que reconozcámoslo, es una pasada. Un puñado de pros del más alto nivel, poniendo a prueba la maquinaria de olas, y detrás de todo esto, una WSL tutelando y aprobando todo lo que se estaba viviendo ese día.

Lo de menos es quien ganó el evento (Medina y Moore) porque lo importante es que eso era la antesala a una nueva forma de entender la competición de surf.

¿Qué ventajas puede suponer celebrar así los campeonatos?. Llamemos Surfódromo al sitio donde celebrar eventos en olas artificiales :). Un entorno controlado, con olas de calidad y con una frecuencia a gusto del consumidor. Quizá el mayor riesgo que tiene organizar cualquier campeonato es que no haya olas, o que haya demasiadas. Este sistema elimina ese riesgo de un plumazo. No existirían periodos de espera, simplemente se eligen las mejores fechas y hasta luego.

Cobertura mediática. Quizá parte del éxito de la piscina de Kelly fueron los vídeos que todos colgamos en nuestras páginas y las imágenes de perfección que da de si la ola. En una piscina es mucho más sencilla la toma de imágenes, planos en primera persona, grabaciones desde dron, desde el agua, etc. La retransmisión del evento alcanzaría cotas que ahora ni imaginamos.

Asistencia de público al surfódromo. No deja de ser un estadio, o una piscina. Olvídate de acantilados, playas pequeñas con espacio limitado, etc. Parkings para dejar tu coche cómodamente y vivir la experiencia, por supuesto previo pago de tu entrada. Te imaginas que la Triple Corona fuera algo como la Super Bowl?, en esa línea, la gente acudiría en masa a los eventos, se trata de un mundial y eso significa muchos fans.

Ingresos económicos. El plato fuerte, o pensabas que desarrollar este sistema era gratis. Continuaría el merchandising pero a más escala todavía, parecido a la del futbol tal y como la conocemos. Entradas de los asistentes al evento, ingresos publicitarios, retransmisión por canales de cable, etc… Al alcanzar a un mayor número de personas del interior, la industria del surf, textil, tablas, etc… se impulsaría de nuevo con esos millones de nuevos potenciales clientes que demandarían sus productos.

Poder hacerlo donde quieras y cuando quieras. Construir surfódromos sería como construir cuaquier otro estadio deportivo, ciudades del interior podrían contar con algunas de las olas más perfectas del mundo, y la gente se desplazaría de otra manera en busca de olas. Podrías ir a surfear cuando te diera la gana, y planificar tus vacaciones sin mirar los partes de olas.

Cambiarían cosas como por ejemplo las tablas de surf. Por qué no shapear tablas especificas para la ola en cuestión si siempre rompe igual y de un tamaño parecido. Podría desarrollarse una tabla de surf de agua dulce (menos flotabilidad) que una de agua salada. Nuevas maniobras, daros cuenta de que poder practicar una y otra vez en la misma ola es algo básico a la hora de hacer entrenamientos. El propio concepto de ola sería distinto, hoy en día una ola es algo público en una playa de todos, sin embargo un estadio es algo privado donde el dueño pone las reglas…

Sinceramente, asusta bastante pero no me parece improbable para nada. Hay grandes jugadores en este entorno que están desarrollando este concepto y llevamos años diciendo que parte del futuro del surf pasa por aquí. La WSL está detras de este nuevo concepto, y no se va a parar en romanticismos. No obstante, tampoco creo que el surf vaya a desaparecer tal y como lo conocemos, eso no me parece ni probable. Me refiero a que nadie va a irse a una piscina de olas teniendo la mar al lado de casa. Surgirán detractores del surf en piscina, ya los hay, reivindicando que es un deporte que debe basarse en el contacto con la naturaleza, sin embargo habrá quien vea que son dos modelos compatibles (los rocódromos no acabaron con la escalada, sino que sirvieron para que más gente se iniciara en el deporte).

Podría ser un modelo mixto, el que no pueda surfear en la costa lo haría en secano. Los crios aprenderían con mucho menos peligro que en la actualidad, y las clases de las escuelas de surf no se harían en olas chapuceras :D. Es solamente un nuevo escenario, pero el concepto de surf sería el mismo, tu tabla y tu. Quizá es el siguiente gran paso de este deporte, y no deberíamos pasarlo por alto.