bethany hamilton embarazada

Esta semana leía un artículo en “the inertia” en el que se daban 6 razones por las cuales empezar a hacer surf durante el embarazo era lo mejor. Pués bien, bajo mi experiencia personal he de decir que no estoy en absoluto de acuerdo. Que conste que es una opinión completamente personal, seguramente vosotras tendréis la vuestra.

Una cosa diferente es que seas una surfista con nivel, que controlas perfectamente los riesgos y tu seguridad en el agua es aplastante, como el ejemplo que pone de Bethany Hamilton surfeando a los 6 meses de embarazo. Pero bueno, ese no es mi caso…

Veamos las razones que da esta chica para comenzar a hacer surf de forma regular durante el embarazo:

1.- Se elimina la vena competitiva: Bueno, yo nunca he tenido esa vena. He aprendido lo que he podido de mi marido y creo que jamás hemos discutido en el agua por si lo hago mejor o peor. Mi objetivo ha sido siempre disfrutar y punto. No me veo yo en ningún campeonato del mundo la verdad…

2.- Las actividades fuera del agua no son tan atractivas: Ella no hacía surf con regularidad porque practicaba otro tipo de deportes que ahora le resultan desagradables. Bueno, puedo entender las manias al olor de la esterilla de yoga (las embarazadas somos así), pero ¿enfundarse en un neopreno y surfear?. Si que es verdad que el agua es un medio en el que nos sentimos más libres, frescas y ligeras, pero creo que hay otro tipo de cosas que puedes hacer en el agua.

3.- Tienes una excusa para no mejorar: Si tu equilibrio no es bueno será que no lo tienes. No culpes al bebe de tu vientre de ello! jajaja. Yo no necesito excusas. Soy así y hago lo que puedo. Como he dicho, no pienso competir sino que solamente me relajo y disfruto.

4.- Te adaptas a los cambios de tu cuerpo: Remar con panza, echada sobre todo el pecho, aparte de no ser nada cómodo puede causarte más problemas que satisfacciones por hacerlo. Rema de rodillas si vas a hacerlo mujer, que te va a dar algo!.

5.- Estás totalmente desconectada del resto del mundo: Yo lo hago siempre. Cuando entro al agua estoy pendiente de disfrutar, de las olas, de mis amigos. Los problemas quedan en la orilla y ya los recogeré cuando salga.

6.- No hay cola para el baño: Bueno… aquí he de decir que, si bien las embarazas necesitamos un baño cerca constantemente, no es necesario dar este tipo de información. Todos sabemos lo que hay. De hecho, hay chicos que parecen que están embarazados también, jajaja.

Pués resumiendo, diré que cada una es capaz de valorar los riesgos que corre en el agua. Deberá tener en cuenta su nivel y sus capacidades pero pienso que, si ya pueden salir cosas mal en el embarazo, exponerse y darse un golpe feo para mi no tiene sentido.

Yo no surfeé en mis dos embarazos y mi nivel sigue siendo el mismo, surfeo cuando me apetece, cuando me hace feliz y siempre me divierto. Creo que ese es el primer objetivo del surf.