gopro
gopro

A veces lo que sube muy rápidamente, sigue el mismo ritmo de bajada. Eso es lo que le está pasando a Go Pro que, el pasado 1 de Enero bajó su cotización a niveles históricos.

Nick Woodman, en su afán por convertirse en un exitoso emprendedor antes de cumplir los 30 años, se marchó a Indonesia a los 22 en busca de éxito y fortuna. Y lo consiguió. Pronto comenzó a ganar dinero con la primera cámara de acción del mercado, la Go Pro.

Go Pro se convirtió en la creadora de las cámaras deportivas de alta definición nombradas por la revista Forbes como un fenómeno de ventas, llegando a alcanzar una fortuna de 2000 millones de dólares.

Bajo el slogan “Be a Hero” GoPro le dio el poder a sus usuarios de compartir viajes y experiencias extremas en primera persona, elevando la industria de la fotografía a otro nivel. La compañía posicionó en el mercado el concepto de las cámaras de acción: compactas, ligeras y resistentes. Capaces de sobrevivir al agua, a los golpes y, aun así, de conservar una alta resolución en fotos y videos, sin embargo incluso los héroes tienen puntos débiles, y el de la empresa norteamericana no tardó en manifestarse.

Su punto más bajo tuvo lugar el lunes después de anunciar la paralización de su producción de drones y el despido de 250 empleados. Parece ser, según fuentes de la misma empresa, que la alta competencia en este sector ha tenido mucho que ver, pero podría tener que ver también con la falta de liquidez de una empresa que, tan pronto como llegó, se ha ido diluyendo.

Woodman anunció que estarían dispuestos a vender GoPro a una compañía matriz como una forma de salvar a la empresa de la crisis. “Si existe la oportunidad de unirnos a una empresa mayor para que GoPro continúe creciendo, es algo que haríamos”.

Ver veremos en que queda todo esto.