Si eres de los que disfrutas de la vida camper, de aventuras por el mundo a la vez que disfrutas de la libertad que te da una furgoneta/caravana pero no quieres renunciar a ninguno de los lujos que te ofrece un hotel de 5 estrellas, aquí tenemos la van que te interesa (aunque también deberás tener el bolsillin curioso para poder pagártela).

La Interstate Grand Tour de Airstream es la más lujosa furgoneta de la Sprinter Class B de Mercedes-Benz.

Las furgonetas Airstream vienen de serie con todas las características de seguridad de Mercedes-Benz disponibles, incluyendo asistencia de estacionamiento delantero y trasero, asistencia de mantenimiento de carril, ayuda de punto ciego, asistencia de prevención de colisión, y más. Hay cámaras en la parte trasera y a ambos lados del vehículo.

El modelo Grand Tour EXT tiene unos cómodos asientos delanteros para el conductor y copiloto. El modelo Lounge EXT viene con cuatro asientos en su parte delantera, pero la versión Grand Tour permite una cocina más grande y con más espacio para un mostrador, un refrigerador y un congelador más grandes, además de un escritorio de trabajo directamente detrás del asiento giratorio del conductor.

En la parte trasera del vehículo, el Grand Tour EXT está disponible con dos camas individuales o un sofá que se convierte en una cama Queen Size. Ambas versiones proporcionan asiento adicional mientras se está en ruta. También hay un cuarto de baño con lavamanos y un espejo, un inodoro y una pequeña ducha.

La larga lista de equipamiento estándar incluye calentador de agua eléctrico, un refrigerador de 110 voltios, microondas, vitrocerámica, generador de LPG, dos baterías de 12 voltios, un Inversor de 1,000 vatios, potencia, y un panel solar de 100 vatios en el techo.

Los limpiaparabrisas y los faros funcionan automáticamente. Cada Airstream está equipada con detectores de humo y monóxido de carbono, un detector de gas LP y un extintor de incendios.

De precio andan entre los 156000$ y los 170000$. Lo dicho, solamente para bolsillos solventes, pero la verdad es que es una pasada…