Cuando nos imaginamos un surftrip, siempre pensamos en barcos donde dormir en aguas cristalinas, en resorts con palmeras frente al pico, en calor, sol y todo el tiempo del mundo para surfear a escasos metros.

Eneko Acero es el modelo de búsqueda que nos pilla más a mano. Un viajero incansable en busca de las olas más remotas y aún no surfeadas por ningún ser humano. Si le preguntáramos a él, seguramente nos diría que lo importante es el viaje, no el destino. Que lo que te llevas al final es un montón de gente en el corazón, de experiencias vividas y de atardeceres en la retina. Claro que también te llevas un puñado de olas surfeadas, pero a veces eso no es lo más importante.

En el video de arriba, un grupo de amigos se prepara para encontrar olas en las costas de Kamchatka. Es virgen, intacta e increíblemente vasta. Allí hay olas, buenas, pero estos muchachos no las encontraron en su mejor momento. Aún así, sin embargo, es un surf mejor de lo que te puedes encontrar en la mayoría de los surftrips. Porque un viaje de surf no solo se trata de surfear. Se trata de buscar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here