Las dudas que desde el principio asaltaban a los responsables de introducir al surf dentro del programa olímpico, era la falta de olas que podría haber en la sede que eligieran durante los días en los que se disputara la competición.

Parece ser que las opciones para que finalmente se pueda desarrollar la prueba, pasaban inevitablemente por construir una piscina de olas artificiales y así eliminar ese factor de incertidumbre. Y de hecho esa parece que va a ser la opción. De hecho, la mayoría de los surfistas que aspiran a competir el los primeros JJOO de surf ya están entrenando en este tipo de olas, ante la seria opción de que se celebre en una de ellas.

Pero, ¿Como es la opción A del evento?. ¿Como son realmente las olas que los surfistas van a encontrarse en la ciudad de Ichinomiya?. El equipo japonés de Vissla ha estado allí en un día normal de olas y nos muestran cómo podrían ser las olas durante los JJOO de Japón.