Salinas: foto Telvi
Salinas: foto Telvi

Llevo una serie de baños buenos en los últimos 15 días y creo que no es por casualidad. Todo comenzó cuando cambié de quilla. Me hizo pensar en los pequeños cambios que a veces a medio plazo se convierten en grandes cosas.

En ocasiones es simplemente cambiar una posición, o cambiar la forma de hacer tal o cual cosa en el agua. En cuanto empiezas a hacerlo de seguido acaba por convertirse en una nueva costumbre que trae resultados inesperados.

La quilla es un modelo que viene con la lovebird de Bing. No me digas por qué pero creo que es el complemento perfecto al tercio trasero de mi tablón. La he probado en condiciones rápidas, en condiciones babosas y ayer en condiciones tocadas de viento, y en todas ellas me ha funcionado la tabla mejor que nunca.

Una de las cosas que me gusta de longboard es la posibilidad de hacer esos pequeños cambios y poder comprobar como afectan a su rendimiento sin perder la efectividad de la tabla del todo. Eso que decimos de que el tablón es muy generoso y te permite muchos fallos. Por eso me gusta, porque me permite aprender de forma empírica gracias, a veces a casualidades, pero también otras al afán de experimentación.

Este fue un buen baño pese a todo lo que parecía.