Nueva edición del Malpica, y de nuevo la sensación en el cuerpo de haber compartido uno de esos buenos momentos por los que merece la pena hacer surf. Lo cierto es que a nosotros nos encanta Galicia, y siempre que vamos volvemos con las pilas cargadas y esa sensación en el cuerpo.

Esta vez la apuesta era sencilla, unos días en Malpica compartiendo risas y olas con amigos, muchos de ellos de los que solo vemos en festivales y cosas de este tipo. La previsión de olas no era buena pero al menos el sol estaba asegurado.

Llegamos el viernes de noche aún a tiempo de dar cuenta de unas costillas asadas y tomarnos unas cervezas escuchando buena música. Saludos y abrazos, porque la verdad no somos de dejarnos ver en muchos festivales y es una pena, ya que como digo, hay mucha gente a la que solo te encuentras si vas a ellos.

Era la primera vez que dormíamos en la zona del puerto y tengo que decir que a mi personalmente me parece un lujo tener esa zona para cosas así. Una prueba más de la implicación del ayuntamiento con el festival y una muestra de cómo se pueden hacer bien las cosas si hay voluntad por parte de las instituciones. El consistorio de 10. En el sorteo, las palabras del teniente de alcalde lo confirmaron, entienden el espíritu con el que se organizan estas cosas y lo promocionan. De lujo.

En cuanto a las olas, el único bañin que me di fue el domingo y la verdad, a mi me vale. No vengo a Malpica por pillar olas solamente, y si esta vez no cuadró pues sé donde está y simplemente con mirar las previsiones me lo planeo. En los campeonatos desafortunadamente como no tengas periodo de espera pueden pasar cosas así. De todas formas esto es un festival y hay mucho más que simplemente pillarte unas olas, y como digo, yo debí ser de los que menos entró y todavía me di un baño, asi que objetivo cumplido.

Por cierto, me siento muy paisano por haber entrado sin escarpos en Malpica y no gritar como una niñita de 13 años. La verdad que el agua no estaba tan fria 🙂

Entrega de trofeos y premios, me pareció muy buen detalle el tema de las placas y reconocimientos. Esas cosas son las que merecen la pena. No me llevé la tabla en el sorteo pero si una camiseta que si la estiro un poco me vale, sois unos agonias 😀

En definitiva, nos llevamos un buen recuerdo, como siempre que vamos a esta villa, y sobre todo ganas de volver, aunque sean un par de días al año, a charlar tomando una estrella al sol del atardecer, o comiendonos una pizza o una ración de pulpo antes de ir al Submarino después de pillar unas olas.

Gracias a la organización por haber hecho posible estos fantásticos días y a preparar la siguiente. Sois grandes.

Os dejo la primera tanda de fotos de estos días. Mañana sacaremos más.

2 Comentarios

Comments are closed.