Este nuevo concepto que cambiará el concepto de la toalla de playa que tenemos hasta ahora vine, como no podía ser de otra manera, de Australia.

Pero no solamente es una toalla de playa para tumbarse a leer o a tomar el sol en la arena. De hecho, el invertor en cuestión creó la nueva Sandusa a partir de una necesidad propia después de hacer surf: “Debido a que estaba surfeando mucho, mi coche estaba constantemente lleno de arena y tenía ese olor a” perro mojado “todo el tiempo. Pero de repente un día en la playa todo hizo clic. No fue como un: oh wow, lo acabo de crear!, sino que fué más como un: vamos a ver esto en más detalle a ver que pasa”.

A través de una campaña de crowdfunfing, logró conseguir que su idea saliera al mercado y, aunque ya le ha salido algún que otro imitador, la idea es buena y que habrá que tener muy en cuenta si llega a España.