Volvemos a entrar en un fin de semana de alertas por olas en el litoral cantábrico y, tras los sucesos que han ocurrido en las últimas semanas, el Ayuntamiento de San Sebastián ha tomado una drástica medida pero, a nuestro juicio, necesaria.

La verdad es que ver toda la dureza del mar de cerca es un espectáculo que nos atrae a todos los humanos pero también se ha demostrado que los riesgos son muchos y que la pérdida de vidas por imprudencias no es ya un hecho aislado. A pesar de los cierres de los paseos marítimos y espigones en tiempos de alerta, la gente se pasa las alertas por el arco del triunfo y el mar se ha cobrado ya varias vidas este año por accidentes que se podrían haber evitado.

Es por este motivo por el que el Ayuntamiento de San Sebastián ha decidido sancionar a todos aquellos que hagan caso omiso a las advertencias y pasen a zonas restringidas. 200 Euros serán los que tengan que soltar todos aquellos que se salten los precintos en alertas de temporal y, además, los rescates también tendrán que pagarlos los usuarios de los mismos siempre que se produzcan por una imprudencia.

De verdad que somos muy cabezones y por mucho que nos digan parece que no aprendemos. ¿De verdad tienen que tocarnos el bolsillo para que nos demos cuenta de que podemos morir?. Y ya los que llevan a sus hijos con ellos merecen una mención aparte…

Y no solo las personas ajenas al mar son las que caen en estas imprudencias. Todavía recuerdo a los surfistas que hubo que sacar del agua, o aquel pescador de Tapia que murió tras ir a pescar con olas de 6 metros… de verdad que no lo ven venir?.

Pues nada, como vale todo, a ver si cunde el ejemplo y se extiende por mas municipios. Así por lo menos salveremos alguna vida aunque sea a golpe de talonario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here