Vivir en una gran ciudad tiene un costo mental para la mayoría de los habitantes que se esfuerzan por equilibrar el trabajo, las aficiones y las relaciones en un entorno tan acelerado. Encontrar un escape en la naturaleza es lo que mantiene a mucha gente en marcha, y aunque están lejos de las montañas y los bosques, estos cuatro profesionales de Nueva York están cerca del océano, por lo que surfean para escapar del bullicio. Esta película, The Ocean Does not Care, cuenta la vida de dos mujeres y dos hombres que buscan las olas del Atlántico en invierno para encontrar un alivio de la opresión de la ciudad.

El director Mikey DeTemple abre la película con una panorámica artística del mar y una superposición textual de la definición de la palabra conatus , que significa “la fuerza dentro de un ser que intenta perseverar en su propia existencia”. La música de fondo se desvanece en sonidos urbanos incluyendo sirenas de ambulancia y reuniones de personas mientras la pantalla cambia a la vida callejera de Nueva York, yuxtaponiendo la existencia en la gran ciudad con existencia en el agua .

Aunque el ambiente físico puede ser desagradable, empezando por el agua helada, poniéndose y quitándose un traje húmedo, la sensación de estar en el océano supera todo esto. Los cuatro personajes son muy diferentes en sus vidas en la ciudad, pero se reúnen en el océano, encontrando algo importante en esas olas de invierno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here