Esta entrada proviene de una pregunta que formularon en el foro esta mañana. En las ultimas semanas oimos muchas veces estos dos términos y me he dado cuenta de que mucha gente está confundida por los conceptos que estamos usando. Voy a intentar explicar a mi manera lo que yo considero que es.

Un poco de historia

Para explicarlo tenemos que remontarnos a los años 90 cuando el longboard empieza a vivir una especie de resurgimiento de sus cenizas después de pasar por las decadas anteriores donde, segun cuentan (porque yo de aquella no surfeaba aun) estaba casi hasta mal visto. El longboard vivió una epoca marginal desde que las tablas cortas (menos de 9 pies) ocuparan todo el horizonte surfistico, relacionado además con el profesionalismo del surf y la competición.

Por entendernos, dejó de ser cool, o de ser guay para usar una expresion nacional, y si querias ser alguien tenias que entrar con tabla corta. Concepto que por otra parte ha llegado hasta apenas hace 5 o 10 años.

En los 90’s volvió a verse como una modalidad de surf tan respetable como las demás, eran tablas fáciles, permitian una evolución rapida y estaban indicadas para la transición desde el aprendizaje a la tabla corta, que era el objetivo natural de todos los surfers.

Por aquellos años empecé a hacer surf, y he de decir que vi muy pocos (menos que dedos tengo en las manos) en las playas que frecuentaba. Normalmente los usaban señores mayores y no siempre, el resto siempre fueron tablas cortas.

Quizá la facilidad de uso y sobre todo cierto aura “mistica” de vuelta a los origenes del surf en un momento que parecia que el thruster habia acabado con el resto de tablas,(thruster es la tabla de 3 quillas corta, la tipica que te viene a la mente cuando piensas en una tabla de surf) propició el boom del longboard que poco a poco fue abriendose un hueco en las competiciones oficiales de la ASP, que es la institución que regula el surf competitivo a nivel mundial. De esa manera el surf paso a tener dos modalidades, el de tabla corta y el longboard.

La madre de este lio. la competición y la pasta.

La ASP se financia con las grandes empresas de este mundillo que son las que pagan las licencias millonarias para que se celebren los campeonatos, el Rip Curl pro lo que sea, el Billabong pro, lo que sea, etc… Esas empresas buscan que los campeonatos tengan un rendimiento económico, evidentemente, se llama ROI (retorno de inversión para entendernos) por tanto les interesa que el surf, sea de tabla corta o larga llegue al mayor numero de personas posibles, es un espectáculo.

La ASP junto con los surfistas profesionales deciden las normas de competición, y para el longboard promulgaron unas reglas que estaban orientadas a buscar algo que es el primer punto de fricción de muchos de los debates que se crean en torno al long en estos dias. Esas reglas dictan que el long se debe puntuar 50% en estilo progresivo (tabla corta) y 50% clásico (longboard tradicional) con ello se pretende ganar en vistosidad en los campeonatos.

Lo que parecia que funcionaba a la larga se ha demostrado que no lo ha hecho. A dia de hoy el longboard moderno está volviendo a la marginalidad a pasos agigantados ya que las mismas marcas que promovieron estas reglas competitivas le estan dando la espalda dejando sin apoyos al circuito mundial con apenas dos pruebas frente a las 16 o más del surf de tabla corta. Para ellos es simplemente una cuestión de dinero, no tiene nada que ver con estilo ni con despreciar a un tipo de tabla sobre otras.

En torno a 2005 o antes empieza a surgir un movimiento dentro del longboard que reacciona contra esta situación. Quizá la persona más visible de esta tendencia sea Joel Tudor. Una persona en estrecho contacto con leyendas vivas del longboard, como Nat Young (primero el impulsor de las tablas cortas y luego del resurgir del longboard), Skip Frye, Takayama o la cultura del long californiana que habia vivido los 60’s de primera mano, curiosamente los principales fabricantes de tablas de longboard de la actualidad.

Parece ser que harto del formato competitivo de la ASP que premiaba al longboard que imitaba a la tabla corta abandona la competición y vuelve la vista a un longboard que hunda sus raices digamos en el estilo y tablas de antes de la irrupción de las tablas cortas.

Esa corriente se asocia también un movimiento arty, y una subcultura en california que entiende el longboard de otra manera, hablamos de CJ Nelson, Alex Knost, Mitch Abshere, Chris del Moro (si, todos esos que estuvieron en salinas, menos el primero) y otra gente que despues de haber vivido esa época dorada se reengancha.

Lo más significativo a mi modo de ver de este resurgimiento es la recuperación de una forma de entender el surf que hunde sus raices en la cultura de los 60, con figuras como Miki Dora, Frye, Gregg Noll, etc asi como el desarrollo de tablas de surf de un tipo nuevo, surgidas de esa reinterpretación de las viejas tablas clásicas con materiales y conocimientos actuales.

Las competiciones de esta tendencia, como el Duct Tape, solo puntuan maniobras clásicas 100% además de exigir un cierto estilo y tablas que cumplan los requisitos que os diré más abajo.

Hasta aqui el rollo histórico muy resumido por no extenderme mucho, espero que me sepan perdonar todos aquellos que controlan mucho más que yo. Os invito a que investigueis por vosotros mismos, y os aseguro que hay mucho que descubrir y mucho que debatir.

El tema.

Long Moderno: existe un grupo de surfers que consideran que el longboard es todo, es decir, longboard moderno y clásico, en realidad creo que lo que hacen es seguir la corriente ASP de este tema, es decir, consideran que el longboard lo mismo son maniobras de tabla corta, como reentries o snaps, etc, tanto como hang fives, hang tens, knee turns, etc (desarrollados hace 60 años)

Long Clasico: existe un grupo de surfers que consideran que la afirmación anterior es falsa, y que el longboard debe ser 100% clásico, entendido como tablas, maniobras y estilo en consonancia con el surf de los 60’s. No hablan de imitar ese surf, sino de reinterpretarlo.

¿Y las tablas?.

En el surf moderno (new school) los longboards apenas superan los 9’0″ y tienden a ser lo más ligeros y finos posibles, en realidad incorporan muchos elementos de tabla corta en su shape, aparte de las tres quillas (una grande central y dos pequeñas, estabilizadores).

En el surf neo clásico (new old school, por definirlo asi) las tablas son siempre de fibra, single (una quilla), suelen ser superiores a 9,2 destacan por ser más planas, más gruesas, cantos 50/50, etc. es decir, tablas modernas que de alguna manera reinterpretan, al igual que cuando hablamos de estilo, las tablas de los años 60. También recuperan literalmente viejos shapes en forma de replicas, bastante de moda estos dias, es el caso de los “pigs” por ejemplo.

¿Y por esto tanta discusión?

jejej, pues si. En realidad lo que pasa es que lo que la ASP define como longboard tiene más que ver con surf de tabla corta hecho con tablas de 9 pies que con la versión de clásico que os ponia más arriba. Esta corriente clásica en definitiva viene a decir que las tablas cortas para el surf moderno, y las tablas largas para el clásico.

A partir de aqui todo es entender el surf de una forma u otra, encajando en la versión que más te guste, o mejor aun, creandote tu propia opinión, porque como siempre, no quiero sentar cátedra con esto, al contrario, seguramente haya gente que sepa mucho más que yo de este tema porque lo ha vivido y su opinión pueda diferir, sin embargo puedo decir que este texto se acerca bastante a la realidad que os intentaba explicar.

Y vosotros que pensais?

Compartir
Artículo anteriorVANS team en Salinas 2012
Artículo siguienteVerano.
Fine
Editor y loco por el surf